Durante toda nuestra vida convivimos con personsas, algunas no las elegimos (lease nuetra familia) pero al resto de personas las elegimos nosotros, o bien ¿nos eligen ellos a nosotros? No estoy muy segura de este punto, creo más bien que es una decisión mutua, lo que no quiere decir que con ello se tengan los mismos motivos. Todas las personas que tienen contacto con nosotros de una manera u otra,están o han estado para enseñarnos algo, puede que en un principio no nos lo parezca pero todas esas personas tienen algo bueno que enseñarnos, algunas nos enseñan a creer en nosotros, a reír ( incluso a reírnos de nosotros mismos), otros nos enseñan a querer y a querernos (esto último solo puedes enseñartelo a ti mismo al fin y al cabo eres la persona con la que más tiempo vas a estar, y algo tenías que enseñarte a ti mismo, no?) y los hay que nos enseñan a ser fuertes, a decir que no y a plantarle cara a las adversidades, estos últimos suelen ser los que nos enseñan las lecciones más difíciles de aprender y las que más tiempo nos llevan entender. Habra personas que pasen por nuestra vida como un suspiro sin nisiquiera darnos tiempo a conocerlas bien, otras sin embargo se quedan un poco más lo suficiente para enseñarnos lo que tenemos que aprender y dejarnos un buen sabor de boca, esas personas son las que con el paso de los años algo te recuerda a ellas y sonríes, sonríes y te preguntas que habrá sido de ellas, como les irá en la vida. Y habrá otras que al pensar en ellas no nos harán sonreír por todo lo que nos hicieron pasar, pero lo que si harán es hacernos pensar en lo fuertes que fuimos y que somos, en nuestra valentía para poner distancia y en lo mucho que hemos aprendido gracias a ellos, sí, gracias a ellos sabemos lo que queremos, lo que estamos dispuestos a dar y lo que merecemos recibir. No, no me olvido de esas personas que llegaron a nuestra vida, cogieron dos tazas de café y se sentaron en el vagón junto a nosotros…nos miraron y ofreciendonos una de las tazas, sonrieron y formularon esa pregunta; ¿A dónde? Estas personas que con el paso de los años se convierten en familia, estas personas llegan sin avisar y se quedan junto a ti para siempre, sí para SIEMPRE. Crece un vínculo entre nosotros que dará igual si nuestros caminos se separan por que lo que compartimos en el tiempo en que nuestras vidas se cruzaron fue tan auténtico que siempre encontraremos la manera de mantenernos unidos. En esta vida las personas van y vienen, unas vienen y se van…y otras vienen y se quedan. Y esta bien, todo tiene un por qué, es normal que algunas partidas nos causen tristeza, tenemos la sensación de que falta algo de que nos habría gustado pasar más tiempo con esa persona, pero que haya sido corto su paso por nuestra vida no significa que no nos haya dado todo y nos haya enseñado todo lo que nos tenía que enseñar. Otros se quedan demasiado tiempo y nos cuasan alegría cuando se marchan, quemazon cuando pensamos en ellos…y sin embargo son estas personas las que nos dan las mayores lecciones de nuestra vida, no son lecciones fáciles y puede que no sean agradables pero sí son necesarias, muy necesarias. Recuerda que todas las personas que pasan por tú VIDA te enseñan algo importante, cuida de esas personas que más te aportan y que más quieres y procura no preocuparte por el resto, están por algo pero se irán pronto.

“Dicen que las mejores personas llegan sin buscarlas”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s